martes, marzo 23, 2010

La lápida de Sartre

El 15 de abril de 1980, a los 74 años de edad, fallecía en el Hospital de Broussais, en París, Jean-Paul Charles Aymard Sartre, conocido comúnmente como Jean-Paul Sartre. Cinco días más tarde, el 20 de abril, un cortejo fúnebre de más de 20.000 personas acompañaron al famoso filósofo, escritor y dramaturgo francés, máximo exponente del existencialismo y del marxismo humanista, hasta el no mucho menos famoso cementerio de Montparnasse, en la capital gala. Allí depositaron sus restos solitarios, que serían acompañados seis años después, en 1986, por los de su pareja, la filósofa existencialista, novelista, creadora de una de las obras fundacionales del feminismo (El Segundo Sexo), Simone de Beauvior. Muchos eran los cautivados por la obra y la vida de Sartre antes de su muerte. Muchos se han ido incorporando a la legión de seguidores del difunto después. Pero sólo uno de ellos visitó su tumba, presumiblemente con cierta admiración y devoción por el maestro,decidió llevarse su lápida y, en consecuencia, llevo a cabo el hurto, incorporando así la piedra, el símbolo, a su propia existencia.
Casi 30 años después de este suceso, poco antes de morir, el poeta Colombiano Arnulfo Valencia le explicaba a sus hijas dónde guardaba sus pertenencias más preciadas, entre las que se encontraba la lápida de Sartre.

El 9 de enero de 2010, William Ospina, escritor y amigo de Arnulfo Valencia, escribía en un periódico digital: “Una canción para Arnulfo Valencia”. En ella, junto a grandes elogios y recuerdos personales hacia el amigo fallecido, Ospina explicaba como Arnulfo (“Arnie”) le confesó días después del hurto cómo “había visitado con veneración la tumba de uno de sus grandes maestros literarios, y que viendo que la lápida reciente estaba casi suelta, no se había resistido a la tentación de retirar la lápida, y de alejarse con ella furtivamente por las calles de París. Y que después la había enviado por barco a un amigo suyo en Cali. No me estaba confesando el hurto de una piedra. Me estaba confesando su estremecida veneración por un escritor querido, y la irreprimible necesidad que sintió de enviar a su tierra esa reliquia.”
“Bueno –reflexionaría Ospina-: son tantas las cosas que Europa se ha llevado de América y del resto del mundo, y que exhibe orgullosamente en sus museos y en sus plazas, sin que nadie se oponga, que no resultará imperdonable que un poeta latinoamericano haya sentido la necesidad ineluctable de tener en su valle, así sea enterrada bajo las grandes ceibas equinocciales, la lápida de Jean Paul Sastre”.




(Hay quien envidia a la tierra por lo que abraza)

8 comentarios:

David dijo...

Curiosa historia. A mí lo de la lápida me da igual, claro. Pero bueno, teniendo ya los libros, lo de la lápida se me antoja ridículo. Allá cada uno. De todas formas no he leído a Sartre, pero un tío que prefería callar por la "causa" a pesar de saber lo que pasaba con Stalin acaba por interesarme más bien poco. Y pensar que se metió con Camus (a quien sí he leído)... En fin...
Y no hace falta que me hagas un comentario diciéndome que es un gran escritor y que tiene estupendas obras (estoy seguro de que será así...pero hay tantos a los que encima no tengo "manía" previa, que no voy a empezar con él). Un saludo.

Raúl dijo...

La justificación moral del hurto está cogida por los pelos. Sonrío.
En cualquier caso, el fenómeno "fans" veo que se extiende a todos los órdenes de la vida; incluso al filosófico.
Por cierto, ¿tú no pretendías hacer lo mismo, verdad?
Abrazos.

David Condés dijo...

David: no creo que vivamos el tiempo suficiente como para poder leer todo lo que seguramente merece la pena leer; así que, lo que es por mí, no te animo a leer a Sartre ni a nadie a quien tengas "manía". Como todo intelectual, tiene sus aciertos y sus desaciertos...

Raúl: La justificación moral del hurto a mi me ha dado la risa. Estas cosas no tienen justificación más que en el deseo, el puro deseo, casi (o sin casi...)sexual de poseer al mito.
Aún no me ha dado por robar lápidas, no me excita nada... SIn embargo, tengo mis propios fetiches: el reloj de mi octogenario padre, el llavero queme regaló mi abuelo la última vez que le vi, en 1981, un ejemplar de Cien Años de Soledad dedicado por Gabo, etc.

Kus dijo...

A mi me encanta visitar cementerios. Quizá sea porque mi padre ha pasado mucha de su vida haciendo lápidas y me llevaba de pequeño con él al cementerio de vez en cuando, lo mejor en el día de "los santos" cuando hacían una merendola con las propinas que la gente dejaba a los enterradores... ¿Robar la lápida de tu ídolo? Pues hay que estar obsesionado porque viendo el tamaño debía pesar bastante... Pero..., ¿no es eso lo que hacen los arqueólogos en Egipto?

Enrique Páez dijo...

Para una mesita en el jardín vendría bien una lápida de mármol. Hace mucho que no escribes. :-(

Arnol Valencia dijo...

Si la mente se encuentra constantemente reprimida por los prejuicios y el dogmatismo que se encuentra arraigado a nuestra existencia, es muy facil opinar, ya que nuestras ideas son producidas en base a este espacio limitado en que nuestra mente reside. El decir que Sartre no merece la pena de ser leido, es una expresion de este encapsulamiento de la mente. No soy un 'fan' de Sartre, pero siempre trato de romper las ataduras del penzamiento para quizas ver un poco mas alla de mi perception inmediata. Un penzador que logro cambiar la mentalidad de un pueblo que se encontraba moralmente destruido, debe haber producido ideas valiosas, que tal vez dandonos la oportunida de enfocar la vista un poco mas alla de aquello a lo que consideramos cierto y valido, podamos avanzar un poco mas en la comprension de nuestra enigmatica naturaleza humana.

Muchas gracias y disculpen la ortografia, ya que hace mucho tiempo que no escribo en espanol.

Arnulfo Valencia
Londres

Meow dijo...

Our superior attention to detail and a combination of the finest techniques and products will bring out the full beauty and lustre of your vehicle. Besides improving the appearance, detailing will help preserve your vehicle and can increase the resale value.



Passages Malibu
cholesterol

Meow dijo...

hello friend interesting information about Home-Alone Dogs. -- 42% of American dogs sleep in the same beds as their owners... !! I really love this information!!!

binary options trading
A cool TechBlog....

Frase de hoy

"Las palabras que prefiere el hombre corriente son las que permiten hablar sin tener que pensar". Dashiell Hammett.